Los ingresos por coronavirus se multiplican por siete y los hospitales comienzan a reforzarse ante una posible segunda oleada