Madrid sigue esperando la ayuda de otras comunidades