Una catedral de Nueva York medicalizada para acoger enfermos de coronavirus