El verano del coronavirus: cuando acceder a tu playa favorita te obliga a madrugar más que trabajando