El CSIC considera poco probable el contagio en piscinas y playas