Evitar la mezcla de lejía y amoniaco, imprescindible para desinfectar la casa de manera segura