La lucha sigue en casa: mantener las distancias y la higiene es fundamental