Siete escuderías de Fórmula 1 fabrican 1.000 respiradores al día