Escudero teme que Madrid sea intervenida por el Gobierno