Europa empieza a poner freno a las aglomeraciones mientras España mantiene la calma