Las fábricas de geles desinfectantes se frotan las manos con el coronavirus: han disparado la producción