Los hospitales catalanes se preparan para lo peor: crean UCIs contra reloj