Judit Mercader, enfermera en Oxford: "Al principio fue muy duro, los pacientes se deterioraban muy rápidamente"