La gran amenaza para lavarse las manos contra el coronavirus: no hay quien encuentre jabón