Londres se prepara para el colapso sanitario que llega con el coronavirus