Luis Díaz llora a sus amigos perdidos, pero él es un superviviente: ganó al cáncer de páncreas