La Cibeles celebra la Liga, con una bufanda y una bandera y sin el calor de los aficionados por el COVID-19