Como pulsera, pendiente o codera: los peligrosos usos de la mascarilla