Ómicron arrasa en Europa: se teme que el gran número de bajas laborales ahogue los servicios públicos esenciales