La OMS alerta: la vida normal tardará en llegar y el virus irá a peor si líderes y ciudadanos no se lo toman en serio