La pandemia retrasa las pruebas y diagnósticos del cáncer de mama, claves en la supervivencia