El papa preside un insólito viacrucis el Viernes Santo sin la presencia de fieles