Madrid impone el uso obligatorio de la mascarilla, crea la ‘cartilla Covid’ y limita todas las reuniones a 10 personas