Un policía entrega pantallas protectoras caseras en una residencia donde denuncian la muerte de 30 ancianos