Un rebaño de cabras salvajes aprovecha el aislamiento para campar a sus anchas por un barrio de Gales