Fernando Simón apunta a un grupo religioso evangélico como foco del virus de Torrejón de Ardoz