Nos tocamos más de 2.000 veces al día, nuestra puerta abierta a los microorganismos