Una violinista parisina anima a sus vecinos con música clásica durante la cuarentena