Encuentran evidencias de que la vida en la Tierra se formó en el espacio exterior