España registra casi 20.000 afectados y supera la barrera de los 1.000 muertos