Baleares declara la guerra al plástico, incluidas las cápsulas de café