Luchan para que su hijo Hugo, que no tiene orejas, pueda escuchar su propia risa