Lavapiés, un barrio destrozado