La lucha de Ramón Sampedro sigue viva once años después de su muerte