Suplantan la identidad de un muerto y la compañía telefónica reclama 1.300 euros a la familia