Cuenta atrás para el adiós definitivo a las cabinas telefónicas