Los agricultores vuelven a denunciar los bajos precios que les pagan por sus productos