Los aislados en el hotel derrumbado en China habían dado negativo en las pruebas de coronavirus