El 'caníbal de Ventas' avisaba de su "locura sin cura" a golpe de rap