Desperdiciar la comida supone malgastar una bañera llena de agua