Los futbolistas implicados en la red de amaños podían cobrar 100.000 euros por partido