Los aplausos y sirenas para reconocer el trabajo de policías y sanitarios ganan en intensidad