Los españoles dan los últimos 'coletazos' a las vacaciones de verano