Ya es el mayor asesino tras la IIGM: un enfermero asesino alemán confiesa haber acabado con 100 pacientes