Diseñan un asiento para vuelos ultra low cost en el que se viaja casi sentado