El atracador más inútil del mundo