Autolesiones, una epidemia del siglo XXI