Laura Luelmo tenía un fuerte golpe en la cabeza, signos de violencia en el cuello y las manos atadas a la espalda