Adiós al papel en los aviones como fórmula contra la contaminación