El balcón más triste de Madrid: flores marchitas y una pareja de ancianos muertos por el coronavirus